SOBRE NOSOTROS

Bienvenido a la Iglesia Faro de Luz.

Nuestra Visión

Despertar a la comunidad hispana en Edmonton y sus alrededores al Rey Jesús.

 Valores Fundamentales

Lo que creemos determina lo que valoramos, que a su vez define cómo vivimos.

Nuestra iglesia cree y practica los siguientes valores fundamentales.

valores fundamentales

IncreÍblemente acogedores

Estamos a favor – no en contra. Jesús practicó una hospitalidad radicalmente ordinaria con todos. Por lo tanto, interactuamos con los demás en amor, gentileza, gracia y verdad porque sabemos que es la bondad de Dios la que conduce al arrepentimiento. Somos increíblemente acogedores porque somos una familia espiritual que está a favor, no en contra.

intencionalmente multiplicadores

Somos hacedores de discípulos. Jesús intencionalmente se multiplicó a sí mismo amando, inspirando, enseñando, y entrenando a sus discípulos para hacer lo que Él hizo. Nosotros hacemos lo mismo, equipándonos y empoderándonos unos a otros para seguir a Jesús, ser cambiados por Él, y unirnos a lo que Él está haciendo en el mundo. Como discípulos que hacen discípulos, somos multiplicadores intencionales.

valientemente generosos

Vivimos con manos abiertas. Jesús dio todo valientemente para que nosotros tengamos vida eterna. Por lo tanto, entregamos nuestro tiempo, talentos y tesoros a Dios con gozo y gratitud. Viviendo con las manos abiertas, somos valientemente generosos, porque es mejor dar que recibir

Las prÁcticas

¿Cómo llevamos a cabo nuestra visión de despertar a nuestra comunidad al Rey Jesús?

El Evangelio

Tan importante como es congregarse el domingo, creemos que la iglesia es mucho más que solo eso. La Iglesia es el pueblo de Dios centrado en la persona del Evangelio: Jesucristo, y participamos en Su vida a través de lo que llamamos Las Prácticas.

 

El Evangelio de Jesucristo es la Buena Nueva de que Dios salva a los pecadores, no en base a nada que hayan hecho o puedan hacer, sino únicamente por la obra terminada de Jesucristo en la cruz, donde sufrió y murió en nuestro lugar por nuestros pecados.

 

La vida sin pecado de Jesús, la muerte en sacrificio y la resurrección corporal ganaron la victoria sobre Satanás, el pecado y la muerte, y compraron nuestro perdón del pecado y la justificación ante Dios. Debido a la muerte de Jesús, podemos tener vida eterna; debido a Su resurrección, tenemos plenitud de vida y poder en esta vida y una esperanza de vida en la eternidad.

 

Creemos que la salvación es solo por gracia, solo a través de la fe, solo en Jesucristo. Esta verdad tiene implicaciones para toda la vida y debe ser central para nuestra proclamación, nuestras vidas y todo lo que hacemos en el Faro de Luz, y en Beulah en general.

 

El Evangelio no es solo el medio por el cual las personas se salvan, sino también la verdad y el poder por el cual las personas son santificadas; es la verdad del Evangelio lo que nos permite hacer genuina y gozosamente lo que agrada a Dios y crecer en una transformación progresiva a la imagen de Jesús y la esperanza de la vida eterna.

 

Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. 2 Cor. 5:14-15

Además, a medida que la obra de Jesús en la cruz nos cambia, ya no estamos condenados a vivir para nosotros mismos. Ahora somos libres para vivir por aquel que nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros, que es Jesús. Ya no tenemos que ser controlados por nuestros sentimientos y circunstancias; ahora el amor de Cristo nos mueve. En nuestra iglesia, estamos comprometidos a hacer todo lo posible para vivir a la luz de esta nueva y mejor realidad.

 

Como discípulos de Jesús entonces ahora vivimos nuevas vidas. Y como discípulos vivimos esta nueva vida a través de cuatro prácticas. Estas practicas son lo que define nuestra vida de discipulado.  

Congregarnos Juntos

Somos una familia espiritual que se congrega regularmente.

El congregarnos juntos con la iglesia para adorar es nuestra respuesta apropiada para Dios, su anhelo por nosotros, y es importante para nuestra salud espiritual. Congregarnos juntos también significa que nos reunimos en una comunidad. Esta es nuestra forma de vivir fielmente, inspirándonos y ayudándonos mutuamente a ser activos en la vida de la iglesia (que es el cuerpo de Cristo). La vida en comunidad se vive participando en los diferentes grupos de la iglesia, pues es el lugar principal en el que nos formamos como discípulos que hacen discípulos.

Juan 1:12; Hebreos 10:25; Hechos 2:42-47

.

Crecer Juntos

Somos seguidores de Jesús que crecen espiritualmente.

Creciendo juntos significa que cada un de nosotros tomara la responsabilidad personal de madurar en Cristo, mientras que nos guiamos los unos a los otros a Jesús. Al crecer juntos, vamos a convertirnos en una familia espiritual con fuertes raíces que se entrelazaran entre ellas. Esto pasara mientras que constantemente nos acerquemos a Jesús y aprendamos de Él a través de la lectura de la Biblia, la oración, una vida en comunidad centrada en cristo, pasando tiempo en silencio, quietud y a solas con Jesús, además de otras disciplinas espirituales.

Juan 15:1-8; Romanos 12:2; Colosenses 2:6-7

Dar Juntos

Somos una congregación que da de todo corazón.

Damos de lo que se nos ha sido dado. Estamos conscientes que el tiempo, habilidades, y dones que tenemos vienen de Dios. Cuando nosotros damos de nuestro tiempo, talentos, y tesoros, no solo invertimos en la misión de Jesús a través de la iglesia, también de una manera personal, demostramos donde esta nuestro tesoro – en las cosas de Dios.

Marcos 10:45; Proverbios 3:9; Efesios 2:10

.

Ir Juntos

Somos multiplicadores que van intencionalmente.

Ir juntos significa que dejamos que el Espíritu Santo nos guie a hacer vida con otras personas – en nuestra ciudad, en nuestro país, o internacionalmente. Esto significa invitar a las personas con las que convivimos, trabajamos, estudiamos y pasamos nuestro tiempo, a ser parte de nuestras vidas, y a los lugares y eventos donde el amor de Dios está siendo experimentado, compartido y comunicado.

Mateo 28:18-20; Hechos 1:8; 2 Timoteo 2:2

historia

La Iglesia Evangélica Faro de Luz inició como un ministerio hispano de la Iglesia Luterana Augustana a comienzos de los ‘90s. La iglesia Augustana contrató al Pastor Maynor Motta en ese entonces para alcanzar a la comunidad de habla hispana en Edmonton. Esa relación continúo hasta el 2002, año en el cual el Pastor Motta y el concilio del ministerio hispano decidieron que había llegado el momento de separarse de la Iglesia Luterana y continuar como una iglesia independiente. Fue entonces, el 1 de enero del 2003 que la Iglesia Evangélica Faro de Luz nació.

En el año 2010, surgió la mutua oportunidad estratégica para ensanchar el reino al formar una alianza con Beulah Alliance Church y fue entonces que la Iglesia Faro de Luz llegó a ser parte de la denominación Alianza Cristiana y Misionera de Canadá y parte de la Iglesia Beulah Alliance. Nuestra asociación con Beulah permanece desde entonces, y juntos continuamos nuestra misión alcanzar Edmonton. Queremos ver más y más personas transformadas por el evangelio y profundizar su relación con Dios.

En el 2021 el Pastor Maynor Motta paso a la posición de Pastor Ejecutivo de liderazgo y campuses en Beulah, lo que nos llevó a comenzar el proceso de buscar un nuevo pastor para Faro de Luz. En el verano del 2023, le dimos la bienvenida al Pastor Jorge Santana como pastor principal.

El Faro de Luz continua su labor de alcanzar a los latinos de Edmonton y de despertar a nuestra comunidad al Rey Jesús.